Etiquetas

bola-de-nieve

 

“La marca personal enlaza tus pasiones, tus atributos clave y tus fortalezas, con una proposición de valor, dejando claro lo que te diferencia de los demás”

Tom Peters

En este post quiero compartir con vosotros el guion que escribí para el taller sobre motivación y marca personal que impartí en Oviedo el pasado 5 de octubre en la jornada “Hacia la Nueva Ruta del Empleo” organizada por el Ayuntamiento de Oviedo, EmpleOviedo y La Nueva Ruta del Empleo.

Tuve la enorme suerte de que mi compañera Carla García-Mori impartiese antes su taller “ Cómo afrontar una entrevista de trabajo” y sin ninguna saber nada de lo que la otra iba a hacer, ambas ponencias se convirtieron en un todo, de tal forma que sólo tuve que adaptarme a lo que ella había explicado con anterioridad. No me lo podía creer cuando la escuchaba, era como si el Cosmos se hubiese puesto de acuerdo para poder dar dos puntos de vista, el del profesional de los Recursos Humanos que es Carla, y el de la persona que está al otro lado que soy yo.

Sin más, os dejo con mi borrador.

Motivación y marca personal, dos palabras en boca de todo el mundo ultimamente.

Vamos por la segunda. La mayoría de todos nosotros, yo misma hasta hace nada, asociamos marca personal con empresa o emprendedor. Es decir, la seña de identidad de un determinado profesional sea del sector que sea, pero que cotiza a autónomos, por decirlo de una forma que nos entendamos. ¿Quién es, qué hace, cómo lo hace, qué le distingue.

¡Pues muy mal, estamos equivocados!

Y ahora vuelvo a la primera. ¿Qué es motivación? Yo la voy a definir de forma muy sencilla. Quizá no sea una frase para bordar a punto de cruz y enmarcar, pero lo importante aquí es hablar claro. Motivación es ni más ni menos que aquella fuerza que te impulsa a hacer algo. Punto, no hay más. Y como todos somos pequeños universos paralelos que habitan en otro más grande que nos engloba y hasta engulle de vez en cuando, pues cada uno tendrá su propia motivación: ganar dinero, superar un problema, ser feliz, ser consecuente con su filosofía de vida, o sencillamente ¡sobrevivir!

Y entonces Susana, me preguntaréis ¿qué es marca personal? Contesto igual de sencillo que antes: marca personal es la forma que tienes de realizar lo anterior. Como dice Eva Collado, ¡marca, eres tú! Lo que te apasiona, lo que se te da bien, lo que te hace feliz, lo que te diferencia del pequeño universo sentado a tu lado en la sala de espera donde guardáis turno para una entrevista de trabajo.

Por ejemplo, voy a ejercer un poco de ombligo del mundo y contaros que lo que a mí se me da bien, según dicen las malas lenguas, es contar historias, lo que ahora se denomina Storelling.

Así pues os voy a narrar una fábula. Porque lo que pretendo no es dar una clase magistral de Motivación y Marca Personal. Yo soy mucho más ambiciosa, mi objetivo es proporcionaros algo en lo que meditar. Abrir vuestra mente a la interrogación, que en los próximos días os pique la curiosidad y os pongáis a investigar, a indagar sobre vuestra marca.

La fábula se llama Vida y Milagros de una bola de nieve.

Una de las preguntas más repetitivas en una entrevista de trabajo, y de las más complicadas de afrontar a mi juicio es: ¿Dime quién eres, háblame de ti? Y yo, por fin he encontrado la respuesta, mi respuesta y quizá la vuestra.

¡Soy una bola de nieve!

Una bola de nieve nace siendo pequeñita, el tamaño de tu palma de la mano. Luego la posas en el suelo, la vas rodando y va ganando en tamaño.

Depende del terreno, del tipo de vegetación que la nieve oculte, al ir creciendo irá nutriéndose de todos esos componentes. Es lógico entonces que no sea igual una bola de nieve de los Alpes que otra que hagas en el Himalaya, similares en apariencia y ambas hechas de nieve, pero distintas en esencia.

¡Como nosotros!

Al nacer todos somos una tábula rasa, pero a medida que vamos creciendo y nutriéndonos de nuestro entorno, vamos singularizándonos. De igual modo la bola irá creciendo más y más, cuanto más la ruedes, más aportaciones le dará el terreno.

Cuantas más motivaciones tengamos por rodar, más grandes en experiencias nos iremos haciendo.

Pasa el tiempo se acaba el invierno y sale el sol. La bola de nieve comienza a deshacerse, devuelve a la tierra todo aquello que esta le fue dando para que el próximo invierno otras bolas de nieve se puedan nutrir de ello.

Llegar a la vejez no es morir, es ir sembrando toda aquella sabiduría adquirida con los años, en las generaciones futuras, devolvemos lo que un día nos fue dado.

La nieve es fría, te puede decir el entrevistador. Sí y yo también, frío para tomar las decisiones más adecuadas en cada momento y circunstancia. Dúctil como la nieve para amoldarme a los nuevos tiempos. Abierto a nuevas experiencias para ir creciendo, como la bola que cuesta abajo va ganando tamaño. Generoso para compartir y devolver lo que se ha dado cuando llegue el verano de mi vida y el sol me transforme de nuevo en agua.

Así pues ¡sed una bola de nieve!

¿Cómo lo hago? ¿Como descubro que me diferencia de otros? No es fácil, cuesta un poco arrancar pero tampoco resulta imposible. Pide ayuda a tu entorno, a tu familia, amigos, conocidos. A tu pareja o amante. A tus hijos. A todos aquellos que te conocen bien. Diseña una batería de preguntas cuyas respuestas te definan para así poder crear tu perfil, conviérte en un especialista del FBI en perfiles. Preguntas sencillas como por ejemplo:

  • Defíneme en una palabra

  • Defíneme en una emoción

  • ¿Qué es lo que más te gusta de mí?

  • ¿Qué se me da bien?

Pero siempre preguntas en positivo, no le des a tu cerebro la oportunidad de boicotearte. Recuerda que todo lo que digas él se lo toma al pie de la letra.

Contesta a tus propias preguntas y confróntalas con las que te dieron. ¿Se parecen? Extrae conclusiones.

Luego, pregúntate a ti mismo, qué es lo que te hace feliz, con qué te sientes completo, qué te gusta.

Lo más importante es que tengas mucha paciencia, la marca personal requiere tiempo. No desesperes.

Sé tú mismo, eso marcará la diferencia.

Cree en ti. Piensa que cuando estás en una entrevista se trata de un acto bidireccional, se necesita intencionalidad en ambas partes. Nunca olvides que tu objetivo es ser el elegido, pero ¡ojo! a la inversa ha de suceder lo mismo, ¡tú también tienes que elegir a la empresa! Es una “compraventa” en la que ambas partes han de estar de acuerdo en las condiciones.

Para terminar, sigue indagando, aprendiendo. Conserva intacta tu curiosidad. Recuerda que la bola de nieve rueda y rueda y con cada giro aumenta su tamaño.

¡Alimenta y nutre día a día tu marca personal!

Como siempre y por siempre ¡gracias por estar al otro lado de la pantalla!

Fotografía: Frody González

Enlace original: http://www.lanuevarutadelempleo.com/Noticias/motivacion-y-marca-personal

Anuncios