Etiquetas

, ,

renaissance-782263_1920

“Decíamos ayer…”       Fray Luis de León

Un año y cuatro días, parece una condena. Es el tiempo que ha transcurrido desde mi último post.

Demasiadas horas sin escribir para quien respira a través de los dedos, pero en ocasiones la vida nos obliga a desarrollar branquias para aprender a respirar debajo del agua.

Puede parecer extraño, o tal vez no, que un blog quede en barbecho durante doce largos meses. Decía John Lennon que la vida es aquello que te va sucediendo mientras estás ocupado haciendo otros planes. ¡Esa es la cuestión!

Puedes desarrollar un proyecto, como por ejemplo crear tu propio blog para hablar de emociones; fijar el objetivo de publicar todos los martes y desarrollar una serie de acciones que te ayuden a cumplir dicho plan. Todo ello, fácilmente controlable por ti, tu sueño convertido en realidad al llevarlo a la acción. Pero luego está la parte matemática de la vida, esa que se escapa a nuestro control, la ley de probabilidades. Y como este blog es emoción en estado puro, y todos mis escritos versan sobre la parte emocional de lo que nos ocurre o las decisiones que tomamos, hoy no va a ser menos.

¿Qué sucede cuando dejas de ser Hannibal, del Equipo A, y no puedes decir aquello de “¡Me encanta que los planes salgan bien?”. Sencillo, tienes dos opciones: desesperarte y sumar más trabas de las ya ocasionadas por ese “imprevisto” o aceptar lo que te ha tocado y buscar soluciones.

sky-2667455_640 Cuando algo que no es de nuestro agrado o no contábamos con ello nos sucede tendemos a clamar mirando al cielo ¡Señor, ¿por qué a mí?! Y yo, que siempre me he identificado con Ally McBeal, imagino una luz que surge entre las nubes y a modo de foco de teatro me cae de lleno sobre la cabeza mientras una voz grave atrona desde el cielo ¿Y por qué tú no Susana, tan especial te crees?

Al escuchar el concepto de gestión emocional, hay quien puede pensar que se trata de no ser unos histriónicos que van por la vida llorando o riendo sin control, qué también porque no resulta muy sensato explosionar de buenas a primeras. Gestión emocional es la capacidad para identificar y baremar problemas, obstáculos, inconvenientes, pedruscos en el camino o cordilleras a la vuelta de la esquina. No sumar más a lo negativo, sino ir poco a poco aproximándonos a cero, para a continuación pasar a positivo.

rick-and-morty-3102795_640

 

Resumiendo, que se me está yendo la mano con las matemáticas, no añadamos problemas que no existen, centrémonos en lo que debemos resolver y lo demás irá sucediendo de una forma u otra cuando tenga que ser menester -aquí se me fue el lado barroco que diría alguien que conozco-.

Todo esto es lo que ha sucedido a lo largo de estos doce meses y cuatro días. Tenía cuestiones que resolver, y como un gran amigo me dijo hace unos días: “justo antes de la creación del universo, del Big Bang, todo se contrajo en un punto, para luego expandirse. Pues si ahora estás contrayéndote en ti es porque en el momento oportuno, te vas a expandir para CREAR todo lo bello que hay en ti”.

En esas estoy, dejando de contraerme e iniciando la expansión, que como dijo el gran Fray Luis de León, quien me ha inspirado este post:Estar en paz con uno mismo es el medio más seguro de comenzar a estarlo con los demás”.

De nuevo, os vuelvo a dar las gracias por leerme al otro lado de vuestras pantallas.

Yo, sin vosotros ¡no podría existir! ❤

Anuncios